viernes, 26 de diciembre de 2008

A pesar


A pesar de que se duermen mis sentidos por rutina.
A pesar de esta apatía que bosteza enmohecida.
A pesar de muchas broncas que quedaron escondidas.
A pesar de mis fracasos, mis pecados, mis caídas.
A pesar ya de ilusiones que están por siempre dormidas,y de fantasmas internos prendidos de mis pupilas.
A pesar de que me invento muchas veces la sonrisa.
A pesar de que me trague mis verdades, mis mentiras.
A pesar de mis defectos, de mi cólera, de mi ira,de mis eternos miedos que desde mi alma silban,y que viva disfrazando mis pequeñas cobardías.
A pesar de mi pasado que me espía a escondidas.
A pesar de mis angustias que rasguñan mis costillas.
A pesar de mi energía que se agota, se termina,y del paso de los años, de mis luchas, mis heridas.
A pesar de todo eso...¡sigo apostando a la vida!
“No pienses que no pasa nada, simplemente, porque no ves tu crecimiento, o no escuchas el zumbido de los motores. Las grandes cosas crecen silenciosamente”.

La vida


¿La vida?
¿Qué es la vida?,
¿Un oscuro atardecer?,
¿Un triste anochecer?,
¿Una luz que se apagaTras un brillante amanecer?,
¿Un simple suspiro?,
¿O un suplicio infernal?,
Simplemente"
" NO LO SE ""
Las estrellas alegran el cielo,
Los peces el mar,
Los pájaros el aire,
Pero: ¿con que alegrar la soledad?

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Mal sueño


Me cogen del pelo,
me arrastran,
me dañan
utilizan con mal mis palabras,
me siento herida,
dolida,
sentida,
y no digo nada.
Yo callo y busco salida,
no la hayo...
enloquezco,
necesito huir de este infierno,
me vuelvo,
me giro,
no escapo.
Se rasga mi ropa
con la ira contenidad,
exploto,
no paro
y grito y grito.
Alborazada en la angustia sostenida
y siento como emerjo
de mi propio yo,
sin impresiones y sin miedos
y hablo
me escuchan
respetan mi turno...
......
Mas comprendo
al ver la oscuridad de mi ventana,
que todo fue un sueño
y sigo con ese nudo en la garganta.
ANGIE

viernes, 12 de diciembre de 2008

Fuera cadenas y mascaras


Hoy he querido ver mi vida diferente.
¿Pero diferente en qué forma?... ¡me pregunta mi alma!
si todo está igual como se quedó anoche, igual de cómo estaba hace una semana.
Al mismo tiempo me dice que si quiero verla diferente,
tengo que comenzar hacer cambios necesarios, para ver la vida como yo quiero.
¿Pero, como la quiero?
¿Ni yo misma tengo esa respuesta, quisiera buscarla, pero donde?
Creo que hoy es un día muy confuso para mí,
donde no se distinguir cual es el día, cual es la noche,
donde comienzo a despertar o donde comienzo a soñar.
Es como si las fuerzas de mi alma,
me abandonaran para seguir adelante y no sé como poder encontrarlas,
para empujarme a salir de esta oscuridad y soledad.
Me siento como un barco a la deriva,
sin timón que me guíe, sin muelle que me espere...
Soy como un día sin sol o una noche sin luna,
un invierno constante en mi ser,
donde mis lágrimas se confunden con la lluvia de la desesperación...
Son muchas penas que pesan en mi corazón,
estas se vuelven eslabones de una cadena muy larga,
que ya es muy pesada de jalar,
mas cuando trato de ir cuesta arriba.
No quiero ya mas usar mascaras diferentes cada día,
porque el ser hipócrita es lo peor y lo más feo que puede existir,
quiero tener mi sonrisa,
mi alegría,
mi felicidad,
mi tranquilidad,
mi paz y mi espacio como mujer,
sin que nadie me critique, nadie me señale,
mucho menos que nadie me maltrate.
Sé que debo de encontrar esa luz,
pero en la única forma que lo puedo hacer,
es abriendo mis ojos,
viendo la realidad y confrontar mi destino sea cual sea,
venga como venga.
¡Vida solo hay una y MI VIDA me la merezco vivir al máximo!

lunes, 8 de diciembre de 2008

El dolor me ha visto


EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE,
LO MIRE PASAR CON MIS CERRADOS OJOS
PERO IGUAL SANGRABA EN LLAMAS LA HERIDA
TODO CAMBIA TODO ESPERA TODO PASA TODO ENREDA
LA VERDAD BUSCAMOS ENTRE FALACIAS
Y HACEMOS DE ESTA NUESTRA UTOPÌA
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
LO MIRE PASAR ACOMPAÑADO DE MI SOLEDAD
Y ENTRE VERDE ARENA DORMIDO QUEDE
TANTAS VECES LO VI TANTAS VECES LO ODIE
TANTAS NOCHES DESPERTE TANTOS DÍAS ME DORMI
LA SEMÁNTICA RESTA PARA MI EN ESTA NOCHE GRIS
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
HOY NO ESCUCHO REGLAS HOY NO VEO RELIGIONES
LAS RELIGIONES ESTAN FELÍCES Y DIOS ESTA TRISTE
LAS IGLESIAS CON SU ORO Y DIOS ESTA TRISTE
SUS REPRESENTANTES ENTRE LUJOS Y DIOS SIGUE TRISTE
QUE IRONÍA EL HOMBRE QUIERE CONTINUAR LO QUE NUNCA EMPEZÓ
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
PUDE VERLE EL ROSTRO Y NUNCA LO OLVIDARE
SE LLEVO A MI MADRE PARA NO VOLVER
SE LLEVO MI AMIGA PARA NO SOÑAR
SE LLEVO PROMESAS QUE CUMPLIR NO PUDE
LA ÚNICA MUJER QUE CREYO EN MI HOY NO ESTÁ
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
LO VI PASAR EN UNOS NIÑOS QUE TENÍAN MENOS ROPA QUE COMIDA
LO VI EN NUESTRA INDIFERENCIA TAN AJENA COMO EXTRAÑA
LO VI EN EL SOL DE LA NOCHE Y EN EL FRÍO DEL VERANO
SOMOS LO QUE HACEMOS Y HACEMOS LO QUE CREEMOS
EL MUNDO ES HIPÓCRITA E INSENSIBLE PERO ES NUESTRO.
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
SOMOS TAN GRANDES PERO NOS HACEMOS TAN PEQUEÑOS
SOMOS TALENTOSOS PERO NOS HACEMOS IGNORANTES
LA ENVÍDIA NOS ATACA ENTRE NOSOTROS MISMOS
PERO TENEMOS UN INMENSO CORAZÓN
NUNCA SE AVANZA CAMINANDO HACIA ATRÁS
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
EL FIN NUNCA LOS MEDIOS JUSTIFICARÁ
LA MUERTE QUE INOCENTES LLEVA
NI LA VIOLENCIA CON LA PAZ COMULGARÁ
NO SE PUEDE SER JUEZ NI PARTE A LA VEZ
NO HABLES DE POBREZA SI HUELES A CHANEL
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
PERDÍ TODO LO QUE NUNCA TUVE Y QUIZE TENER
FRACASE UNA Y MUCHAS VECES
ME HUMILLE TANTO QUE RECORDARLO NO SE
PERDI MI TREBOL Y AUNQUE TRATE DE REGARLO
HOJA A HOJA CON EL TIEMPO SE MARCHITO.
EL DOLOR ME HA VISTO Y YO LO MIRE
EL DOLOR SABE QUE ME ESPERA UNA REVANCHA CON ÉL
PERO SE ESCONDE CUÁL COBARDE TRAIDOR
PARA ATACAR EL DOLOR ME GOLPEARÁ
UNA Y MIL VECES Y ME LEVANTARÉ
A VECES LAS PALABRAS DUELEN MÁS QUE LA VIOLENCIA
EL DOLOR ODIA AL TIEMPO ,
PORQUE TODO PASA Y TODO OLVIDA.

sábado, 6 de diciembre de 2008

Cerrando circulos




Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida.
Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario,
pierdes la alegría y el sentido del resto.
Cerrando círculos, cerrando puertas,
o cerrando capítulos, como quieras llamarlo.
Lo importante es poder cerrarlos,
y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.
¿Terminó tu trabajo?,
¿Se acabó tu relación?,
¿Ya no vives más en esa casa?,
¿Debes irte de viaje?,
Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente "revolcándote" en los porqués,
en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste va a ser infinito,
porque en la vida,
tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos,
todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos,
ir dando vuelta a la hoja,
a terminar con etapas,
o con momentos de la vida y seguir adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado.
Ni siquiera preguntándonos porqué.
Lo que sucedió, sucedió,
y hay que soltarlo, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos,
ni adolescentes tardíos,
ni empleados de empresas inexistentes,
ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.
¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso,
a veces es tan importante destruir recuerdos,
regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles,
tirar documentos, y vender o regalar libros.
Los cambios externos pueden simbolizar,
procesos interiores de superación.
Dejar ir, soltar, desprenderse.
En la vida nadie juega con las cartas marcadas,
y hay que aprender a perder y a ganar.
Hay que dejar ir,
hay que dar vuelta a la hoja,
hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente...
El pasado ya pasó.
No esperes que te lo devuelvan,
no esperes que te reconozcan,
no esperes que alguna vez,
se den cuenta de quién eres tú...
Suelta el resentimiento.
El prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto,
lo único que consigue es dañarte lentalmente,
envenenarte y amargarte.
La vida está para adelante, nunca para atrás.
Si andas por la vida dejando "puertas abiertas",
por si acaso,
nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción.
¿Noviazgos o amistades que no clausuran?,
¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?),
¿Necesidad de aclaraciones?,
¿Palabras que no se dijeron?,
¿Silencios que lo invadieron?
Si puedes enfrentarlos ya y ahora,
hazlo,
si no, déjalos ir,
cierra capítulos.
Dite a ti mismo que no, que no vuelven.
Pero no por orgullo ni soberbia,
sino,
porque tú ya no encajas allí en ese lugar,
en ese corazón, en esa habitación,
en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.
Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días,
hace tres meses, hace un año.
Por lo tanto, no hay nada a qué volver.
Cierra la puerta, da vuelta a la hoja,
cierra el círculo.
Ni tú serás el mismo,
ni el entorno al que regresas será igual,
porque en la vida nada se queda quieto,
nada es estático.
Es salud mental, amor por ti mismo,
desprender lo que ya no está en tu vida.
Recuerda que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo.
Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo,
llegaste sin ese adhesivo.
Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él,
y es un trabajo personal aprender a vivir sin él,
sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y,
humanamente se puede lograr,
porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable.
Sólo es costumbre, apego, necesidad.
Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.
Paulo Coelho.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Cuando nadie me ve

video


¿Cuántas veces tuve miedo a perder?

¿Cuántas veces me he equivocado?

¿Cuántas veces me he arrepentido de cosas que he dicho?

¿Cuántas veces no me he dado cuenta de lo que perdí?

¿Cuántas veces he tenido ganas de irme lejos de aquí?

¿Cuántas veces me he tropezado con la misma piedra?

¿Cuántas veces he amado sin que me amen?

¿Cuántas veces te he esperado?

¿Cuántas veces he callado para no herir?

¿Cuántas veces te he escrito algún poema?

¿Cuántas veces me he hecho a un lado?

¿Cuántas veces he pensado en los demás antes que yo?

¿Cuántas veces he tenido la felicidad?

¿Cuántas veces te he pensado?

¿Cuántas veces una canción me recordó a ti?

¿Cuántas veces no he sabido dónde estoy?

¿Cuántas veces he sentido la vida?

¿Cuántas veces he luchado por lo que quiero?

¿Cuántas veces?

Y así….

Podría seguir con miles de preguntas…

Y a la misma conclusión llegare….

Todas esas veces………….

Forman parte de mi vida, y no sabré nunca contarlas…
y ni quiero ni siquiera saber cuantas veces fueron.....

jueves, 4 de diciembre de 2008

Vida


Ya perdoné errores casi imperdonables.

Trate de sustituir personas insustituibles,

de olvidar personas inolvidables.

Ya hice cosas por impulso.

Ya me decepcioné con algunas personas ,

mas también yo decepcioné a alguien.

Ya abracé para proteger .

Ya me reí cuando no podía .

Ya hice amigos eternos.

Ya amé y fui amado pero también fui rechazado.

Ya fui amado y no supe amar.

Ya grité y salté de felicidad.

Ya viví de amor e hice juramentos eternos,

pero también los he roto y muchos.

Ya lloré escuchando música y viendo fotos .

Ya llamé sólo para escuchar una voz .

Ya me enamoré por una sonrisa.

Ya pensé que iba a morir de tanta nostalgia y ...

Tuve miedo de perder a alguien especial

(y termine perdiéndolo)

¡¡ pero sobreviví !!Y todavía vivo !!

No paso por la vida.

Y tú tampoco deberías sólo pasar ... VIVE!!!

Bueno es ir a la lucha con determinación

abrazar la vida y vivir con pasión.

Perder con clase y vencer con osadía,

por que el mundo pertenece a quien se atreve

y la vida es mucho más para ser insignificante.


miércoles, 3 de diciembre de 2008

Simplemente una mujer



Soy .....
Soy el suspiro de la mañana,
una niña traviesa,
una anciana sin canas
que al soñar se embelesa
Soy a veces dulzura frágil,
como un rayo de luna,
donde no hay amargura,
ni pena ninguna.
Soy quien todo lo entrega
a las olas del mar
y por amor se sosiega
hasta no querer despertar.
Soy la paloma sin alas,
la pasión sin fronteras,
la chimenea en la sala,
aquella que siempre espera.
Soy una estatua orgullosa
sobre un frío altar cubierta
de rosas y el aroma del mar.
Soy fuego encendido,
un deseo candente,
un ángel caído,
el pasado y el presente.
Soy fuente de alegría
que brota de una herida...
una roca fría
que llora escondida.
Soy la tristeza,
una lágrima de ternura,
una carta sobre la mesa,
la enemiga de la amargura.
Soy la cola de un cometa,
la ambición desmedida
por llegar a la meta
de su larga partida.
Soy una ola en el mar,
el capricho del viento.
Soy un deseo de amar
y un loco pensamiento.
Soy un alma ilusionada
el lamento al caer.
Soy todo y no soy nada,....
Soy solo una mujer

viernes, 28 de noviembre de 2008

Amiga me siento asi




Pérdida entre sombras buscándote,
no encuentro el momento de verte,
cada día que pasa sin ti es una eternidad,
ahora empieza a atardecer.

Nadie sabe cuanto tiempo te busqué,
no saben cuanto se sufre por amor,
tampoco saben que por los sentimientos,
también podemos morir de pena.

Quizá nunca te dije la mejor palabra,
quizá nunca te dije nada en su momento
a veces siento pena de no poder cambiarlas cosas,
pero nunca perdí la esperanza,
ahora empieza a atardecer.

Entre mares de gente me siento sóla,
nada me hace más feliz que estar junto a ti,
aunque a veces no sea capaz de transmitir
lo que realmente siento...

Tiempos de oscuridad atrapan mi ser,
y llegaste tú,
dándome clarida a un corazón
que dejó de latir hace tiempo.

Tu recuerdo vive como una melodía en mi mente,
cada hora,
cada minuto,
cada segundo,
siempre estás presente en mi.
Nada es peor que ahogarse en su propia pena,
pero tu me rescataste...
Ahora vuelvo a estar sola.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Todo tiempo tiene su encanto





Dicen que a cierta edad las mujeres nos hacemos invisibles, que nuestro protagonismo en la escena de la vida declina y que nos volvemos inexistentes, para un mundo en el que sólo cabe, el ímpetu de los años jóvenes.
Yo no sé si me habré vuelto invisible para el mundo, es muy probable, pero nunca fui tan consciente de mi existencia, nunca me sentí tan protagonista de mi vida, y nunca disfruté tanto de cada momento de mi existencia como ahora.
Descubrí que no soy una princesa de cuento de hadas, descubrí al ser humano que sencillamente soy, con sus miserias y sus grandezas.
Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, de estar llena de defectos, de tener debilidades, de equivocarme, de hacer cosas indebidas, de no responder a las expectativas de los demás.
Y a pesar de ello.... ¡quererme mucho!
Cuando me miro al espejo ya no busco a la que fui... sonrió a la que soy....
Me alegro del camino andado, asumo mis contradicciones.
Siento que debo saludar a la joven que fui con cariño, pero dejarla a un lado porque ahora me estorba.
Su mundo de ilusiones y fantasía, ya no me interesa.
¡Qué bien vivir sin la obsesión de la perfección¡
¡Qué bien no sentir ese desasosiego permanente que produce correr tras los sueños!
"La vida es tan corta y el oficio de vivirla es tan difícil, que cuando uno comienza a aprenderlo, ya hay que morirse.
"Soy así , vanidosa , pero sin excesos , pienso que soy una Mujer medida, madura . . .
En fin , los años pasan y las marcas que ellos dejan , no las sabemos contener .
Cada marca que mi cuerpo carga tiene una historia .
A veces me pongo frente al espejo y descubro una nueva arruguita y pienso que fue que la causó . . .
Quedan arrugas en el rostro y en el Alma y así también las sonrisas . . .
Pero sabes . . .
¿ Cuáles son mis arrugas más bonitas . . . ?
Son aquellas marcas de expresión que Yo adquirí por Reír aún cuando mi Corazón lloraba . . .
Actualmente la parte que merece mas atención en Mí, es mi Cabeza . Intento todos los días colocarla en su lugar , equilibrarla , alimentarla con sueños y alegría.
Cuerpo y Mente caminan juntos , si uno estuviese en estado lamentable el otro se deterioraría también.
No escondo mi Edad.
La mitad de ellos bien vividos y la otra mitad bien sufridos .
Y , así exactamente esta el encanto de mi Edad . . .
Conocí de todo un poco, lágrimas y sonrisas y ambas me hicieron ser esta Persona que Soy hoy . . . Por eso digo . . .

Todo tiempo tiene su encanto .

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Busco un corazón



Busco un corazón, pero no un corazón cualquiera.
Tiene que ser uno compatible con la dureza de los tiempos en los que vivimos,
para poder soportar las pruebas...
Busco un corazón fuerte,
pero lo suficientemente blando como para percibir el dolor de la gente
y sensibilizarme ante ellos...
Busco un corazón con un ritmo que sea ligero,
pero controlado al mismo tiempo,
para que me ayude a tener paciencia ante las cosas que me parecen injustas,
pero que yo no puedo cambiar...
Busco un corazón estable;
que me dé la seguridad que necesito,
para enfrentar mi destino y saber que todo tiene su lugar y su tiempo;
que nada ocurre por casualidad...
Busco un corazón que simplemente ame,
porque el amor es la clave de todo:
del principio y del fin,
de parar o seguir,
de vivir o morir...
Busco un corazón especial...

¿Acaso lo tienes tú?

Hay que luchar por los sueños.




Una pequeña oruga caminaba un día en dirección al Sol.
Muy cerca del camino se encontraba una langosta.
-"¿Hacia dónde te diriges?", le preguntó.
Sin dejar de caminar, la oruga contestó:
"Tuve un sueño anoche:
soñé que desde la gran montaña yo miraba todo el valle.
Me gustó lo que ví en mi sueño y he decidido realizarlo".
Sorprendida, la langosta dijo: -"Tú debes estar loca.
¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar?.
¡Tú, una simple oruga!.
Una piedra será una montaña,
un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable".
Pero la oruga no la escuchó y siguió caminando.
De pronto, se oyó la voz de un escarabajo:
-"¿Hacia dónde te diriges con tanto empeño?".
Sudando, la oruga le dijo: -"Tuve un sueño y deseo realizarlo.
Subiré a esa montaña y desde ahí contemplaré todo nuestro mundo".
El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo:
-"Ni yo, con patas tan grandes, intentaria algo asi".
El escarabajo se quedó en el suelo tumbado de la risa,
mientras la oruga continuó su camino.
Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor,
aconsejaron a nuestra amiga a desistir.
"¡Tú no lo lograrás jamás!",
le dijeron,
pero en su interior había un impulso que la obligaba a seguir.
Ya agotada, sin fuerzas y a punto de morir,
decidió parar a descansar y construír con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar.
"Estaré mejor", fue lo último que dijo, y murió.
Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos.
Ahí estaba el animal más loco del pueblo.
Había construido como su tumba un monumento a la insensatez.
Ahí estaba un duro refugio,
digno del que murió por querer realizar un sueño irrealizable.
Una mañana,
en la que el Sol brillaba de una manera especial,
todos los animales se congregaron en torno a aquello.
De pronto,
quedaron atónitos.
Aquel capullo duro comenzó a resquebrajarse
y con asombro vieron unos ojos y una antena..
Poco a poco,
fueron saliendo las hermosas alas arco iris,
de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos:
una mariposa.
No hubo nada que decir.
Todos sabían lo que haría,
se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño:
el sueño por el que había vivido,
por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.

Si pudieses elegir




Si pudieses elegir qué vida vivir,
¿cómo sería?
Si pudieses elegir tu entorno,
¿cómo se vería?
Si pudieses elegir las personas con las cuales relacionarte, ¿quiénes serían?
Si pudieses elegir tus actividades,

¿qué estarías haciendo?
Si pudieses elegir tus pensamientos,
¿qué pensarías?
Si pudieses elegir tus sentimientos,

¿cómo te sentirías?
Si pudieses elegir tus prioridades,
¿cuáles serían?
Si pudieses decidir comprometer tu tiempo, tu energía y tu capacidad con algo,

¿qué sería?
Si pudieses elegir cómo utilizar el próximo instante,
¿qué harías con él?
¿Qué harías, Si supieses que todas tus decisiones, a cada instante, ante cada circunstancia, moldearían y darían forma a la vida que vives?
La buena noticia es que tú puedes decidirlo,
ahora y en cada uno los instantes por venir.
Y cada una de esas elecciones dará como resultado la vida que vives.
Así que recuerda, cada vez, elegir lo mejor.
Gabriel Sandler

lunes, 10 de noviembre de 2008

El hada y el pastor

Se dice,
que cuando en el bosque aún era fácil ver gnomos y duendes,
a árboles enormes hablando entre ellos y hadas.
Una de estas criaturas,
un hada de belleza inmensurable,
quedó prendada de un joven pastor,
que paseaba inocente siempre por el mismo camino
hasta un mismo punto del bosque,
casi pisando sus propios pasos día tras día.
Cuando el hada declaró su amor al pastor,
éste,
sonriente le dijo al hada,
que los dos podrían aprender a quererse
conociéndose poco a poco.
Y sin decir más se fue deshaciendo el camino,
el mismo camino que hacía cada día.
El hada,
deshecha y desilusionada no se contentó con la respuesta del pastor.
Todos sabemos que en el mundo mágico
no todas las cosas son como en el mundo de los humanos
y es que si sólo con pensar en algo podemos tenerlo,
para qué esperar al curso natural de las cosas.
Al día siguiente,
el hada tocó con sus labios los labios del joven pastor,
una vez que éste había llegado al mismo sitio en el que se paraba siempre
y el pastor se transformó en un árbol grande y hermoso,
y el hada en la planta a la que dio nombre,
la hiedra.
Y así,
el pastor fue condenado a vivir eternamente abrazado a su hada,
que como todas las hiedras que se enredan en los árboles,
los abrazan hasta la muerte.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Desafiando a la vejez




Cuando yo llegue a vieja
-si es que llego-
y me mire al espejo
y me cuente las arrugas como una delicada orografía de distendida piel.
Cuando pueda contar las marcas que han dejado las lágrimas
y las preocupaciones,
y ya mi cuerpo responda despacio a mis deseos,
cuando vea mi vida envuelta en venas azules,
en profundas ojeras,
y suelte blanca mi cabellera para dormirme temprano
-como corresponde-
cuando vengan mis nietos a sentarse,
sobre mis rodillas enmohecidas por el paso de muchos inviernos,
sé que todavía mi corazón estará
-rebelde-
ticta que ando
y las dudas
y los anchos horizontes también saludarán mis mañanas.

Gioconda Belli

sábado, 8 de noviembre de 2008

Instrucciones para dar cuerda a un reloj.




Piensa en esto: cuando te regalan un reloj, te regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire.

No te dan solamente el reloj, que los cumplas muy felices y esperamos que te dure porque es de buena marca, suizo con áncora de rubíes;

no te regalan solamente ese menudo picapedrero, que te atarás a la muñeca y pasearás contigo. Te regalan

—no lo saben, lo terrible es que no lo saben—,

te regalan un nuevo pedazo frágil y precario de ti mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, que hay que atar a tu cuerpo con su correa como un bracito desesperado, colgándose de tu muñeca.

Te regalan la necesidad de darle cuerda todos los días, la obligación de darle cuerda para que siga siendo un reloj;

te regalan la obsesión de atender a la hora exacta en las vitrinas de las joyerías, en el anuncio por la radio, en el servicio telefónico.

Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al suelo y se rompa.

Te regalan su marca, y la seguridad de que es una marca mejor que las otras, te regalan la tendencia a comparar tu reloj con los demás relojes.

No te regalan un reloj,
tú eres el regalado,
a ti te ofrecen para el cumpleaños del reloj.


(Julio Cortázar, «Cuentos Completos», 1996)

viernes, 7 de noviembre de 2008

Tantas cosas he hecho por ti.





Tantas cosas he hecho por ti,que tengo que cuidar que su recuento, no te suene a reclamo;
porque todo ha sido hecho en virtud del amor, los relámpagos y ciclones que solté, de la caja de Pandora, que un día me pusiste en las manos.
Si es verdad que han dolido,que muchas veces me han arrancado la piel de la raíz y me han hecho buscarme el corazón, con miedo a no encontrar su pasito de soldado.

Han sido mi propia, soberana decisión,mi perdición, mi gozo,por los que me he conocido, más mujer capaz de escaladas, acrobacias y tenacidad, por los que he recorrido sendas ignotas,mareada por el olor tan cercano de la felicidad y te he buscado detrás de gestos, puertas y hasta en la manera de abandonar tu ropa.

Y cuando te he encontrado ,me he abierto de par en par, como jaula repleta de ruiseñores y he sabido también, cómo se siente tener, un astro deslumbrante en las entrañas.

No quiero pues, equivocarme con reclamos;
me hago responsable del sol y de la sombra,pero, ay amor, cómo me duele, que estando yo en tu espacio como estrella errante, colgada de ti en tu Universo, no me hayas descubierto el resplandor, no me hayas habitado, tomado posesión de mi luz y sólo te hayas atrevido a palparme—como un ciego—en la oscuridad.

Gioconda Belli

El aguila y el halcon




Cuenta una vieja leyenda sioux que una vez llegó hasta la tienda del brujo más viejo de la tribu una pareja de enamorados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Alta, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.
- Nos amamos - empezó el joven-
Y nos vamos a casar - dijo ella-
Y nos queremos tanto que tenemos miedo.
- Queremos un hechizo, un conjuro, un talismán.
- Algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos.
- Que nos asegure que estaremos uno al lado del otro hasta encontrar a Manitú el día de la muerte.
- Por favor- repitieron-, ¿hay algo que podamos hacer?
El viejo los miró y le emocionó verles tan jóvenes, tan enamorados...
- Hay algo...-dijo el viejo después de una larga pausa-.
Pero no sé... es una tarea muy difícil y sacrificada.
- No importa- dijeron los dos.-
Lo que sea- ratificó Toro Bravo.
- Bien - dijo el brujo -,
Nube Alta, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea?
Deberás escalarlo sola sin más armas que una red y tus manos, y deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte.
Luego deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de la luna llena.
- Y tú, Toro Bravo -siguió el brujo-,
deberás escalar la montaña del trueno y cuando llegues a la cima, encontrar la más brava de todas las águilas y solamente con tus manos y una red atraparla sin herirla y traerla ante mí, viva, el mismo día en que vendrá Nube Alta...
¿Comprendisteis?
La pareja asintió y el anciano chamán hizo un gesto indicando que no tenía más que decir.
Los jóvenes se miraron con ternura y después de una fugaz sonrisa salieron a cumplir la misión encomendada, ella hacia el norte, él hacia el sur.
El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con sendas bolsas de tela que contenían las aves solicitadas.
El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas. Los jóvenes lo hicieron y expusieron ante la aprobación del viejo los pájaros cazados.
Eran verdaderamente hermosos, sin duda lo mejor de su estirpe.
- ¿Volaban alto?- preguntó el brujo.
- Por supuesto, como lo pediste...¿y ahora?
-preguntó el joven-
¿esperamos un sacrificio, hemos de matarlos, qué hemos de hacer?
- No -dijo el sabio anciano-.
Hagan lo que les digo.
Tomad las aves y atadlas entre sí por las patas con estas tiras de cuero.
Cuando las hayáis anudado, soltadlas y que vuelen libres.
El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros.
El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse en el suelo.
Unos minutos después, frustradas, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse.
- Este es el conjuro.
Jamás olvidéis lo que habéis visto.
Sois como un águila y un halcón; si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose, sino que además, tarde o temprano, empezarán a hacerse daño el uno al otro.
Si queréis que vuestro amor perdure
"volad juntos pero jamás atados".

jueves, 6 de noviembre de 2008

El misterio del elefante




Cuando era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de ellos eran los animales, y dentro de ellos, mi preferido era el elefante.
Durante la función, la enorme bestia impresionaba a todos por su peso, tamaño y, sobre todo, por su descomunal fuerza. Pero, después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, uno podía encontrar al elefante detrás de la carpa principal, atado, mediante una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
La estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera, apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente: ¿Por qué el elefante no huye, arrancando la pequeña estaca, con el mismo esfuerzo que yo necesitaría para romper un palito de fósforos?, ¿Qué fuerza misteriosa lo mantiene atado, impidiéndole huir?
Tenía unos siete u ocho años, y todavía confiaba en la sabiduría de las personas grandes. Pregunté entonces a mis padres, maestros y tíos, buscando respuestas a ese misterio.
No obtuve una respuesta coherente (la edad no es un impedimento para percibir la coherencia, o la falta de ella, en lo que la gente nos dice).
Alguien me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.
Hice entonces la pregunta obvia: -Si es cierto que esta amaestrado, entonces…
¿Por qué lo encadenan? No recuerdo haber recibido ninguna respuesta que me satisficiese.
Con el tiempo, me olvidé del misterio del elefante y la estaca…y sólo lo recordaba cuando me encontraba con gente que me daba respuestas incoherentes, por salir del paso, y, un par de veces, con otras personas que también se habían hecho la misma pregunta. Hasta que hace unos días, encontré una persona, lo suficientemente sabia, que me dio una respuesta que al fin me satisfizo: ‘El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca toda su vida desde que era muy pequeño’.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño elefantito, con sólo unos días de nacido, sujeto a la estaca. Estoy seguro que en aquel momento el animalito empujó, jaló, sacudió y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo librarse. La estaca era ciertamente muy fuerte para él.

Podría jurar que el primer día se durmió agotado por el esfuerzo infructuoso, y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que seguía… Hasta que un día, un terrible día, el animal aceptó su impotencia, y se resignó a su destino. El elefante dejó de luchar para liberarse. Este elefante enorme y poderoso no escapa porque cree que no puede hacerlo. Tiene grabado en su mente el recuerdo de sus, entonces, inútiles esfuerzos, y ahora ha dejado de luchar, no es libre, por que ha dejado de intentar serlo. Nunca más intentó poner a prueba su fuerza.
Cada uno de nosotros somos un poco como ese elefante: vamos por el mundo atados a varias (cientos) de estacas que nos restan libertad.
Vivimos creyendo que ‘no podemos’ con un montón de cosas, simplemente porque alguna vez probamos y no pudimos.
Grabamos en nuestra mente: No puedo… No puedo y nunca podré.
Crecimos portando ese mensaje, que nos impusimos a nosotros mismos, y nunca más lo volvimos a intentar.
La única manera de saber cuáles son nuestras limitaciones ahora, es intentar de nuevo, poniendo en el intento todo nuestro corazón.

¡Espero que esta simple historia te cargue de energía como para creer que en la vida no hay imposibles!

Jorge Bucay

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Marioneta de trapo




Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero, en definitiva pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco y soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.
Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía mientras los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate.
Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando al descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.
Dios mío, si yo tuviera un corazón…
Escribiría mi odio sobre el hielo y esperaría a que saliera el sol.
Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti y una canción de Serrat sería la serenata que le ofrecería a la luna.
Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas y el encarnado beso de sus pétalos.
Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida.
No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.
Convencería a cada mujer de que ella es mi favorita y viviría enamorado del amor.
A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.
A un niño le daría alas, pero dejaría que él solo aprendiese a volar.
A los viejos, a mis viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.
Tantas cosas he aprendido de ustedes los hombres.
He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.
He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño por vez primera el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.
He aprendido que un hombre únicamente tiene derecho de mirar a otro hombre hacia abajo, cuando ha de ayudarlo a levantarse.
Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero finalmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esta maleta, infelizmente me estaré muriendo.
Gabriel García Marquez

martes, 4 de noviembre de 2008

¿Te arriesgarias?





Hacer algo por alguien, es arriesgarse a involucrarse.
Expresar sentimientos, es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo.
Exponer tus ideas y tus sueños, es arriesgarse a perderlos.
Reír, es arriesgarse a parecer un tonto.
Llorar, es arriesgarse a parecer un sentimental.
Amar, es arriesgarse a no ser correspondido.
Vivir, es arriesgarse a morir.
Esperar, es arriesgarse a la desesperanza.
Lanzarte, es arriesgarse a fallar.
Pero los riesgos deben ser tomados,
porque el peligro más grande en la vida es no arriesgarse.
La persona que no arriesga,
no hace,
no tiene,
no pretende,
no anhela…
Se pueden evitar sufrimientos y preocupaciones, placeres
y alegrías pero te estarías perdiendo de aprender,
sentir,
cambiar,
crecer,
amar y
vivir…
SOLO UNA PERSONA QUE SE ARRIESGA ES LIBRE.
¿TE ARRIESGARIAS A CORRER RIESGOS?

lunes, 3 de noviembre de 2008

¿Que es la felicidad?




Al fin y al cabo, ¿qué es la felicidad?
El amor, responden.
Pero el amor no la lleva, nunca ha llevado, felicidad.
Todo lo contrario, siempre es una agonía, un campo de batalla, muchas noches en blanco, preguntándonos si nos comportamos de la manera adecuada.
El amor de verdad está hecho de éxtasis y agonía
.La paz, entonces.
¿La paz?
Si miramos a la Madre, ella no está nunca en paz.
El invierno lucha con el verano, el sol y la luna no se encuentran nunca, el tigre persigue al hombre, que tiene miedo del perro, que persigue al gato, que persigue a la rata, que asusta al hombre.
El dinero trae la felicidad.
Muy bien: entonces, todas las personas que tienen suficiente dinero para tener un nivel de vida altísimo, podrían dejar de trabajar.
Pero están más nerviosas que antes, como si les diese miedo perderlo todo.
El dinero trae más dinero, esto es verdad.
Y la pobreza puede traer infelicidad, pero lo contrario no es cierto.
La felicidad, la he buscado durante mucho tiempo, a lo largo de mi vida, pero lo que ahora quiero es alegría.
La alegría es como el sexo: empieza y acaba.
Quiero placer.
Quiero estar contenta, pero, ¿felicidad?
Ya no volveré a caer en esta trampa
.- La bruja de Portobello. Paulo Coelho-

La leyenda de los sentimientos





Cuenta la leyenda que una vez se reunieron en un lugar de la Tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres.
Cuando el ABURRIMIENTO había bostezado por primera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso: -¿jugamos al escondite?
La INTRIGA levantó la cara intrigada, y la CURIOSIDAD sin poder contenerse preguntó: -¿al escondite? ¿y cómo se juega?
- Es un juego –explicó la LOCURA- en el que yo me tapo la cara y empiezo a contar desde uno hasta un millón mientras vosotros os escondéis y, cuando haya terminado de contar, el primero al que encuentre, ocupará mi lugar para continuar el juego.
El ENTUSIASMO se halló secundado por la EUFORIA.
La ALEGRÍA dio tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATÍA a la que nunca le interesaba nada.
Pero no todos quisieron participar.
La VERDAD prefirió no esconderse; ¿para qué? Si al final siempre la hallaban.
La SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no había sido suya), y la COBARDÍA prefirió no arriesgarse…
- Uno, dos, tres…comenzó a contar la LOCURA.
La primera en esconderse fue la PEREZA, que como siempre, se dejó caer tras la primera piedra del camino.
La FE subió al cielo, y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.
La GENEROSIDAD casi no alcanzaba a esconderse; cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos:
¿que si un lago cristalino? ¡es ideal para la BELLEZA!;
¿que si la rendija de un árbol? ¡perfecto para la TIMIDEZ!;
¿que si el vuelo de una mariposa? ¡es ideal para la VOLUPTUOSIDAD!;
¿que si una ráfaga de viento? ¡es mgnífico para la LIBERTAD!
Así que terminó por ocultarse en un rallito de sol.
El EGOÍSMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo…eso sí, sólo para el.
La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (¡mentira! En realidad se escondió detrás del arco iris), y la PASIÓN y el DESEO en el centro de los volcanes.
El OLVIDO…¡se me olvidó donde se escondió…!pero no es lo importante.
Cuando la LOCURA contaba 999999 el AMOR todavía no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y, enternecido, decidió esconderse entre sus flores.
- ¡Un millón! –
Contó la LOCURA y comenzó a buscar.
La primera en aparecer fue la PEREZA, sólo a tres pasos de la piedra.
Después escuchó a la FE discutiendo con Dios en el cielo sobre zoología, y a la PASIÓN y al DESEO los sintió vibrar en los volcanes.
En un descuido encontró a la ENVÍDIA, y claro, pudo deducir donde estaba el TRIUNFO y al EGOÍSMO no tuvo ni que buscarlo; él solito salió desesperado de su escondite que había resultado ser un nido de abejas.
De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago, descubrió a la BELLEZA.
Con la DUDA le resultó más fácil todavía, pues la encontró sentada en una cerca sin decidir aún en qué lado esconderse.
Así fue encontrando a todos: al TALENTO entre la hierba fresca, la ANGUSTIA en una oscura cueva… hasta al OLVIDO, que ya se había olvidado de que estaba jugando al escondite.
Sólo el AMOR no aparecía por ningún sitio.
La LOCURA buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyo del planeta, en la cima de las montañas, y cuando estaba apunto de darse por vencida, divisó un rosal y las rosas…
Cogió una horquilla y empezó a mover las ramas, cuando de pronto escuchó un doloroso grito. Las espinas habían herido en los ojos al AMOR y la LOCURA no sabía qué hacer para disculparse; lloró, rogó, imploró, pidió perdón, y hasta prometió ser su lazarillo.
Desde entonces, desde que por primera vez se jugó al escondite en la Tierra,
" EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE, SIEMPRE LE ACOMPAÑA.”

domingo, 2 de noviembre de 2008

Leyenda de los indios araucos.




A orillas del río orinoco, vivían hace mucho tiempo siete hermosas mariposas bailarinas, que bailaban y bailaban en los pétalos de los lirios y de las amapolas de la selva.
Cada una de ellas tenía su color: Blanco, Azul, Rojo, Verde,Amarillo, Violeta y Añil.
Por las tardes se suspendían en una flor o en una hoja y se entregaban al sueño.
Un día en que las siete hermosas mariposas bailaban y bailaban.
La Amarilla al saltar a una rama, se hirió una de sus alas y comenzó a agonizar.
Sus amigas la rodearon y al ver que iba a morir se preguntaron.
¿Qué sacrificio podríamos hacer nosotras para estar siempre con nuestra amiga?
Al momento se escuchó una voz que les dijo:
¿Están dispuestas a hacer un sacrificio, aún el de la muerte, por estar siempre con su amiga?
SI respondieron todas.
Automáticamente se oscureció el cielo.
Un rayo penetró en el corazón de la selva.
La selva se estremeció y lanzó un grito que fue a perderse en la inmensidad del universo.
Vino la lluvia y un remolino de viento arrastró a las siete mariposas.
Una hora después brilló el sol y en el cielo apareció el Arco Iris con sus siete colores y en ellos las almas de las siete hermosas mariposas.