martes, 8 de septiembre de 2009

¿Puedes?


¿Puedes oírme? Cada noche grito tu nombre con la voz de mis lágrimas, grabándolas con el silencio de las ardientes estrellas.
Narrándole a la luna mi basta pena y ella, impasible, me escucha sin ofrecerme respuesta, sin cumplir mis suplicas.
Puedes sentirme? Cada amanecer acaricio las violetas que forman su color, rogándole que sean tu cuerpo y que, al paso de mi tacto, ericen tu piel. Sintiendo tu leve calor, describiendo las curvas de tu corazón.
Puedes tocarme? Cada atardecer me acerco a tus recuerdos y me paseo entre ellos con frío ademán. Busco nuevamente tus manos, las encuentro allá en mi interior. Mirándolas con atención.
Puedes amarme? Yo lo hago en cada rincón. Dejando surgir la pasión del dolor de tu cercana lejanía.
Puedes venir? yo no me puedo mover, soy como un pedestal: Viejo, frío, recto, atormentado por el paso del eterno tiempo, afilado por las tormentas de lágrimas, torcido en una mueca de olvido y sin razón mas admirado por su saber estar y dureza.
Puedes verme? Solo en tus recuerdo, verdad? Como yo solo en los míos. Sin poder tocarte, sin poder sentirte, sin poder oírte, amándote solo, en tu cercana lejanía.

2 comentarios:

Azahar dijo...

todo precioso, pero unas ganas inmensas de llorar pues estoy depresiva, y todo me afecta,la musica la que sea, no puedo oirla al momento los ojos llenos de lagrimas,todo es gris nada tiene color,ilusiones ninguna, temiendo que llegue diciembre, no me hace feliz la navidad, con lo que me ha gustado siempre pues era mariquilla la primera en todo en luces en arbol en belenes,todo junto a mi hijo, pero se ha ido para siempre como soporto yo esto se ha ido y mi espiritu navideño se ha ido con el , jamas sere la misma lo se y lo intuyo Un saludo

lunallena dijo...

Gracias por tu comentario, se nota en un comentario tu tristeza, es inmensa, pero lo que te ha ocurrido e horrible, a ninguna madre podemos soportar perder un hijo, nos han arranca una parte de uestro cuerpo, se nos rompe el corazon, solo el tiempo podra curarlo un poco, pero es una herida que no se cerrara nunca.
Busca ayuda, apoyo, no te vengas abajo, tu hijo te ve desde el cielo y quiere verte feliz, que vives tu vida, y ademas lo sigues manteniendo vivo mientras tu viva.
Me uno a tu dolor, un abrazo