jueves, 10 de noviembre de 2011

Invictus




En la noche que me envuelve,
negra como un pozo insondable,
doy gracias al dios que fuere
por mi alma inconquistable.
En las garras de las circunstancias
no he gemido ni llorado.
Ante las puñaladas del azar
si bien he sangrado, jamás me he postrado.
Más allá de este lugar de ira y llantos
acecha la oscuridad con su horror,
no obstante la amenaza de los años
me halla y me hallará sin temor.
Ya no importa cuán recto haya seguido el camino,
ni cuántos castigos lleve a la espalda,
soy el amo de mi destino,
soy el capitán de mi alma.

2 comentarios:

Londonnek dijo...

Bonito poema que acompañó a Nelson Mandela durante su cautiverio y no es de extrañar que le sirviera para mantener la fe, es todo un canto a la esperanza y a la resistencia humana.
Un abrazo Arco Iris.

lunallena dijo...

Cuando lei el poema en estos momentos de cambios, crisis, angustias... es lo que me transmitio, gracias por tu visita