martes, 24 de noviembre de 2009

Sonrie




Sonríe, aunque sientas dolor en tus entrañas

aunque odio y rencor sobre tu cuerpo caigan.

Que del fuerte es el último recurso

cuando las fuerzas físicas fallan.

Sonríe, que una sonrisa demuestra

el temple y el honor de los que dan la batalla.


Sonríe, aunque miles de puñales sobre tu espalda caigan.

Que mientras haya una sonrisa en ti

es símbolo de la fuerza y voluntad de acero

que tienen aquellos que saben comportarse en las batallas.


Sonríe, que es el arma poderosa contra la envidia

y el placer mundano.

Es el bálsamo que reconstruye el alma

es la gracia que Dios nos ha brindado

para enfrentarnos al Sol cada mañana.

2 comentarios:

Marta dijo...

Sonrie, aunque solo sea para no darle el gusto a tus enemigos de verte triste.

Saludos!!

lunallena dijo...

sonrie al mundo y este te sonreira
besossssss